Un virus común en nuestra sociedad

0

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en el país es una epidemia concentrada, principalmente en la población más expuesta a comportamientos de riesgo, según el Ministerio de Salud Pública (MSP) particularmente son las personas trans, hombres gay, bisexuales, trabajadores del sexo y población privada de la libertad. A nivel nacional se plantea disminuir la velocidad de la expansión con la reducción de la incidencia del virus, además de eliminar el estigma y la discriminación, fortaleciendo un sistema de protección para la personas positivas, los grupos vulnerables y de mayor exposición al riesgo. Un virus común en nuestra sociedad.

¿Cuál es la diferencia entre el VIH y el SIDA?
Muchas personas suelen confundir o malinterpretar ambos conceptos, sin embargo la explicación es sencilla y concisa, el VIH implica únicamente poseer el virus de la inmunodeficiencia humana, la gente portadora vive tranquilamente sin tener ningún inconveniente o consecuencia que afecte a sus actividades cotidianas, a diferencia de la fase que es el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA como es comúnmente conocido, en este caso el paciente está infectado por el virus y una manifestación clínica o una enfermedad marcadora como la tuberculosis.

¿Qué enfermedades puede contraer una persona afectada de VIH?
Una persona portadora del virus puede presentar principalmente cinco patologías definitivas que ayuden a desarrollar la siguiente fase, como: tuberculosis, toxoplasmosis, histoplasmosis, neumocistosis y candidiasis esofágica, estas enfermedades infecciosas son marcadoras de SIDA para un paciente VIH positivo.

¿De qué forma una persona puede contraer el virus de la inmunodeficiencia?
El virus se contrae directamente por medio de transmisión de la sangre, si una persona tiene contacto con este fluido o por una fricción con otra persona puede adquirir el virus, siendo las principales líneas de trasmisión en Ecuador son las relaciones sexuales sin preservativos, porque existe fricción que ocasiona micro sangrados, de esa forma el virus pasa de un cuerpo a otro.

Y ¿Qué puede hacer una persona para evitar el contagio?
Desde mi criterio médico, lo más indicado es llevar una vida dentro de parámetros lineales, con esto me refiero a una relación netamente con una pareja en la que ambos tengan resultados negativos en los exámenes, también se recomienda no andar en líneas de múltiples parejas sexuales, debido a que puede tener consecuencias, y como recomendación general es imperativo el uso de profilácticos (condones) durante las relaciones sexuales. Aunque en la actualidad existen más formas de evitar el contagio, algo que antes no era posible, como el tratamiento pre exposición y post exposición, mediante medicamentos que pueden consumir los pacientes, importante recordar que cada medicamento es totalmente distinto para cada persona. A pesar de no conocer el estado serológico de la pareja sexual, el paciente puede ingerir el medicamento recetado por el infectólogo de cabecera después de la transmisión, de preferencia los más pronto posible, máximo 48 a 72 horas después de la exposición, ayuda a que automáticamente se bloquea la transmisión del virus.

Cuéntenos ¿Con qué frecuencia se debe realizar una prueba?
Es recomendable que cada persona se haga un análisis anualmente principalmente si llevan una vida sexualmente activa, en otros casos como el de las servidoras sexuales es necesario que cada mes acudan a un chequeo con exámenes adicionales. Ahora las pruebas de VIH son más avanzadas, la denomina ELISA de cuarta generación buscan antígenos, anticuerpos y parte viral, si la prueba sale negativa no es necesario repetir, el resultado es 100 por ciento negativo, pero si la persona después de la prueba tuvo actividad sexual con una persona de riesgo se requiere en un lapso de 2 a 3 días se repita el análisis, si ambas pruebas resultan negativas automáticamente se descarta la infección.

¿Las personas infectadas tienen acceso al tratamiento en el país?
El VIH es una patología que la subsidia el estado, es algo que deben saber todos los ecuatorianos, el tratamiento para las personas que lo padezcan es totalmente gratuito, desde los exámenes de laboratorio hasta los medicamentos que requieren para empezar un tratamiento, es una realidad en nuestro país. Considero que ya no hay excusa de no revisarse y prevenir esta afección, el sistema público está abierto para la ciudadanía, al alcance de todos por su gratuidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.