¡Un sueño que no debe ser en vano!

Editorial

0

¿Quién diría que dos personajes disímiles y ajenos de credo e ideología tendrían un mismo sueño? El uno, doctor en Jurisprudencia, formado en la cuna de la ciencia, en la “Vieja y cosmopolita” Europa, y en distinto saberes, un estadista por formación y religioso por convicción; el otro, refrendado solo de la instrucción elemental, pero apasionado autodidacta, defensor inclaudicable de sus ideales, comerciante habilidoso y militar aguerrido, un liberal y visionario laico en todo el sentido de la palabra. Uno lo inició, el otro lo culminó.

El segundo de Montecristi, el primero de Guayaquil; pero, con algo en común: dotar al Ecuador de una obra que costó mucho más que dinero: “El tren más difícil del mundo”. Y cupo tan laboriosa empresa a los hermanos estadounidenses Archer y John Harman.

¡Un sueño que no debe ser en vano!. https://laprensa.com.ec

Bueno, dejando un poco de lado los entretelones de la Historia, rápidamente tan majestuosa obra se erigió en uno de los pilares de buena parte de la economía de la República, a más de ser lazo indisoluble entre antagónicas y burdas posturas regionalistas que recordaban, a través de un “gigante de acero”, que eran hermanos por sangre y ancestro.

Y es que ¡el tren es, fue y será vida!, pues, a su paso va haciéndose presente en el ideal del niño que imita su sonoro “chucu-chucu” y que quiere ser grande para subirse en él con toda libertad, en el anhelo del adolescente que aspira ganarle la carrera a paso raudo, en el adulto que piensa en pasear sobre sus poderosas ruedas y ampliar sus horizontes, o en el anciano que al verlo rememora el haberlo disfrutado de niño.

¡Sí señores!, ¡el tren es, fue y será vida!, porque en cada una de sus paradas fue haciendo saber que el progreso no es ajeno cuando se sabe avanzar con fuerza y decisión, a más que con sus férreas y cuasi infinitas líneas va haciéndonos saber que el camino es largo, pero no inalcanzable. Seguro, en donde se encuentren, si no se lo defiende, García Moreno y Alfaro Delgado, protagonistas de estas líneas, no descansarán en paz sabiendo que su sueño ha sido en vano…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.