Tercera ola de migración en Ecuador

0

Tercera ola de migración en Ecuador: La situación económica de las familias ecuatorianas no ha sido la más favorable en los últimos años, y la pandemia resultó un punto de quiebre para que se demuestre un repunte en los casos de emigración. Según los datos del Ministerio de Gobierno, en nuestro país se evidencia una situación inusual en cuanto a los viajeros, los cinco primeros meses de este año salieron del país al menos 56.390 ecuatorianos que no retornaron. Una cifra mayor desde el año 2017.

Tercera ola de migración en Ecuador
Tercera ola de migración en Ecuador. https://laprensa.com.ec

Experiencia. Marco y su primo Segundo Salao habrían viajado fuera del país como ilegales, tomaron un vuelo hasta México y estando ahí se encontrarían con un “coyotero” que les ayudaría a pasar al otro lado para cumplir con el ‘sueño americano’, y este caso como el de muchas otras personas refleja la dura situación económica que atraviesan las familias para ver un futuro mejor para sus hijos. Sin embargo, no todo es color de rosas, los primos tuvieron que pasar por una muy difícil situación hasta el punto de casi perder sus vidas cruzando la frontera, según cuenta su familia, pero ahora los dos se encuentran trabajando en Norteamérica, pero no tienen papeles y corren el riesgo de ser deportados en cualquier momento, por lo que realizan trabajos eventuales.

Realidad. Las deudas consumen a las familias, las cuales se ven obligadas a tomar una decisión compleja que no tiene marcha atrás. En Riobamba no pasan desapercibidas las personas que se encuentran haciendo fila fuera de las instalaciones del Registro Civil para obtener un pasaporte, Daniel Lema contó que después de varios días de intentar, al fin consiguió el documento para salir del país, refirió que tiene planeado viajar en un mes a los Estados Unidos y probar suerte en dicho país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.