No se debe revictimizar a víctimas

0
No se debe revictimizar a víctimas. https://laprensa.com.ec

Durante el análisis que se ha realizado sobre la violencia de género, se ha constatado que la mayoría de agresiones, sobre todo las de índole sexual, ocurren dentro del entorno familiar. Asimismo, se ha construido la narrativa y se ha evidenciado, mediante la conversación con diversas expertas en el tema, que las víctimas tienden, psicológicamente hablando, a generar una dependencia hacia los agresores. Al estar en una condición de vulnerabilidad se puede generar cierto apego o necesidad hacia quien te agrede, idea que es reforzada gracias a la sociedad que incurre a culpar a las víctimas, excluirlas y considerar que ellas son las que “buscan” ser agredidas. Pero, ¿qué ocurre dentro del sistema judicial? ¿Se ofrecen las garantías necesarias para precautelar la integridad física, psicológica y sexual de las niñas, adolescentes y mujeres? Un nuevo concepto se tomará en cuenta en la entrevista realizada a la abogada Myriam Montúfar, de Lex Veritas: la revictimización. Así, en el artículo 78 de la Constitución se menciona que las víctimas de infracciones penales gozarán de protección especial y se les garantizará su no revictimización, protegiéndolas de cualquier amenaza u otras formas de intimidación. La especialista abordó este término y aclaró si la violencia tiene o no género. No se debe revictimizar a víctimas.

¿Ser mujer es peligroso en nuestro país?
En esta sociedad ser mujer es muy peligroso, por cuanto las estructuras del Estado, en general, de la familia y todo, tienden a proteger al hombre, al agresor, a encubrirlo. En el ejercicio de la profesión he escuchado bastante: “No, si es el abuelito, es el tío. Tú desunes a la familia, cómo vas a denunciar”. “Es tu profesor, el más querido, es una buena persona, cómo le vas a hacer eso”. Entonces, a la víctima le ponen en una tela de duda sobre la responsabilidad de ella en la violencia que vive. Siempre se les dice: “Tú tuviste la culpa, tú le provocaste”. Ser mujer, en sí, hace que tengamos una vulnerabilidad, por así decirlo. No tenemos el mismo nivel de credibilidad. Siempre te dicen que estás loca. Hay tantas situaciones que pueden presentarse en este tema de la violencia de género. Por eso, siempre es necesario que las personas, tanto en la escuela, en la familia, en la sociedad, puedan contar con una persona de confianza que les crea, que les ayude a denunciar. Hay bastantes casos en los que los profesionales de la salud denuncian este tipo de casos.

¿Dónde es más común que se presenten casos de violencia de género?
Existe un porcentaje súper alto en el que los agresores siempre son del círculo familiar. No es que viene el amigo del papá e intenta algo con la niña, en estos casos suelen ser los abuelos, el papá, el padrastro, la pareja de la madre; entonces, hay que saber escuchar, desde casa, desde la educación que se pueda decir a las niñas que hablen, que no tengan miedo, que se les va a escuchar. A las jóvenes hay que decirles lo mismo. De cierta manera, hay que darles esta apertura para que denuncien lo que les pasó.

¿El sistema judicial ampara los derechos de las mujeres ecuatorianas?
La Constitución, los Derechos Humanos, todo el aparataje constitucional, las leyes, los libros aguantan, el papel aguanta todo; sin embargo, el problema, el reto que se ve es la materialización del Derecho. Si bien es cierto, yo quisiera vivir en el mundo en el que la Constitución me garantiza el derecho a la salud, el derecho a la educación, a una vida libre de violencia, yo quisiera vivir en ese cuento que me vende la Constitución; pero, en la realidad es difícil. Hay que reconocer, a pesar de todo, que se ha mejorado un poco, después de todo. Pero la capacitación de los jueces, de los fiscales, al estar atiborrados de casos no les permiten estudiar bien, que si no piden las pruebas no se hace, entorpece la celeridad en la Justicia, no es tan expedita. Si fuera Justicia debería darte una solución rápida; pero, en la práctica no sucede eso. Los agentes de Justicia te someten a actos revictimizantes en los que tienes que contar tu problema.

¿Cómo evitar la revictimización de las víctimas?
Existen ciertas formaciones especializadas que parten de las ciencias sociales y se enlazan con las ciencias humanas, que regulan a las personas. Necesitamos tomar bastante a la psicología, porque se busca la no revictimización de las víctimas. El daño, no solo es físico, la violencia psicológica también existe y deja marcas muy profundas. En ese sentido, deberíamos ser capaces, como sociedad, de acompañar o dirigir a un centro especializado, como lo es la Fundación “Nosotras con Equidad”, organización que se dedica solo a temas de violencia de género para mujeres.

¿La violencia es un problema de género?
Creo que los hombres, o los que dicen que la violencia no tiene género, tienen una masculinidad anticuada, tomando en cuenta que “el macho es fuerte”, y en realidad no es así, y para demostrarlo se puede tomar casos de la vida real: sales a la calle y el taxista te silba, y ahora eso está normalizando. Son cosas que no vienen al caso y te acosan. También se debe tomar en cuenta el tema de las relaciones de poder, como con los profesores y las alumnas. Todos debemos tener el mismo respeto, debemos ser conscientes que somos personas. Nadie es un animal para que le anden silbando. La educación es un muy buen camino para hacerles entender lo que luchamos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.