Lucas, el guardián de la estación; te contamos su historia

0

Se estima que “Lucas” tiene 13 años y se piensa que llegó a su nuevo hogar porque existían unas perritas de las que se enamoró, pero, al final se quedó y, con el pasar de los días, se convirtió en el guardián de la librería “Geomundo”, y sigue fiel en su lugar. Generalmente, en la mañana sale a recorrer el centro de la ciudad con Ximena Gavilanes, pero hay días que no está con ganas de recorrer y se queda en su “puesto de trabajo”. Lucas, el guardián de la estación.

Lucas, el guardián de la estación
Lucas, el guardián de la estación.
https://laprensa.com.ec

Mientras le acompaña no genera problemas, pues, ya sabe por donde tiene que ir, porque no le llevan con correa, es decir, va por su propia cuenta y a nadie genera problemas. Una de las acciones heroicas que tuvo “Lucas” da cuenta que, en una ocasión, le salvó que le roben, porque se levantó y el presunto delincuente se asustó y se fue del lugar. 

Salud. Superó una operación que le practicaron para evitar un tumor y sigue acompañando a la familia. El “peludito de cuatro patas”, como lo denomina Ximena, es la compañía y el guardia de la librería “Geomundo”, donde permanece en la entrada principal del negocio, pero está atento al llamado y a la orden de los dueños. A nadie hace daño, solo le piden que ejerza presencia. 
A Ximena la encontramos en el parque Pedro Vicente Maldonado, acompañada de “Lucas”, que no la desampara ni un momento. No se cansa, en ciertas ocasiones va junto a dueña y en otras sale, pero no se pierde ni se regresa a mitad de camino, pues, cumple fiel todo el recorrido.

Familia. “Lucas” llegó a la familia Gavilanes Arias ya adulto, “porque quería estar con las perritas que estaban en celo” y, desde esa fecha no regresó a su hogar de origen. Al principio no se sabía de dónde procedía el animalito, que se encariño en su nuevo hogar, donde encontró comida y cariño. En una ocasión llegó personal del PAE, que se lo llevó para esterilizarlo, regresó y hasta la fecha sigue en el mismo sitio: cuidando la librería. El “peludo”, prácticamente, es el guardián del negocio.

Alimentación. Ximena manifestó que todos los días le trae el desayuno, el que prepara no solamente para “Lucas” sino para otros dos canes que tienen en su casa, y lo hace con mucho cariño, porque considera que los animales merecen amor, ya que son seres vivos. En las noches cuida la librería desde la parte interna, donde está una colchoneta para que pueda descansar y no tener frío, mientras en el día, luego del recorrido, descansa sobre un cartón. 
Todos los vecinos y los clientes ya conocen a “Lucas”, el “fiel guardián de la librería”.

Edad. Se estima que tiene unos 13 años, pero todavía goza de buena salud, esto por el buen trato que recibe, a más que superó una operación muy delicada, pues, tenía un problema de tumores luego que le esterilizaron, sin embargo, ha superado este problema, camina por todo lado y “tiene para largo”, pero, por los años ya no recorre grandes distancias, pues, antes iba por “La Salle”, el “Comil”, y tenía problemas al caminar largos tramos. 

Reacción. Cuando encuentra otros perros machos reacciona, pero Ximena lo controla para que no pelee, “porque puede salir lastimado”. La alimentación, día a día, no le falta, ya que “hay gente de buena voluntad que trata de ayudarlo compartiéndole cualquier cosa”. Los vecinos conocen la vida de “Lucas” y por eso siempre le apoyan con algún alimento.

Mensaje. Ximena formuló un llamado a la población para que no abandone a sus mascotas, “por más viejitas que sean, no pueden botarlos a la calle porque constituye un delito que está contemplado en la ordenanza municipal que condena el maltrato a los animales. La ciudadanía debe apoyar al cuidado de los animales que se encuentran abandonados, sin que nadie les brinde cariño y protección”.

Entrenamiento. A los canes solo es cuestión de entrenarlos para que todo marche de la mejor manera posible, porque todo es cuestión de formación. “Lucas” camina con toda normalidad junto o detrás de su “patrona”, con quien camina diariamente por las calles de la ciudad de Riobamba, y no es para nada agresivo. 

“Los dueños de las mascotas deben actuar de manera responsable, para evitar que los animales adquieran enfermedades que luego no puedan curarse, recordando siempre que el animalito es un miembro de la familia”, finalizó Ximena al recordar que todos deben ser responsables si quieren tener una mascota en su casa. Lucas, el guardián de la estación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí