Leucemia felina afecta al 20% de los gatos

0

Enfermedad de los gatos

La leucemia felina es una enfermedad crónica que afecta a los gatos y está causada por un retrovirus llamado virus de la leucemia felina (FeLV).

Este virus infecta las células del sistema inmunitario del gato, debilitándolo y dejándolo vulnerable a otras infecciones y enfermedades secundarias.



La leucemia felina es una enfermedad de los gatos.
La leucemia felina es una enfermedad de los gatos. http://laprensa.com.ec

Métodos de contagio

El FeLV se transmite principalmente a través de la saliva y las secreciones nasales, por lo que el contagio suele ocurrir durante el acicalamiento, al compartir comederos o al lamer heridas causadas por mordeduras.

Esta enfermedad de los gatos también puede transmitirse de la madre a los gatitos a través de la leche materna. Es importante destacar que el virus no puede infectar a los humanos, ya que es específico de los felinos.

Lea también: ¿Está bien humanizar a las mascotas?

Los síntomas de la leucemia felina pueden incluir fiebre, pérdida de apetito, letargo, pérdida de peso, deterioro y pérdida del pelaje, inflamación de los ganglios linfáticos, anemia, alteraciones gastrointestinales, infecciones de la piel y de las vías respiratorias superiores.

Además, existe un riesgo considerable de que los gatos infectados desarrollen cáncer en la médula ósea u otros órganos.

Etapa de la Leusemia felina

El diagnóstico de la leucemia felina puede ser complicado debido a que los síntomas son inespecíficos en las etapas tempranas de la enfermedad. Se recomienda acudir al veterinario si se observan signos como retraso en el crecimiento o deterioro de la condición corporal del gato.

La prevención es fundamental en el manejo de la leucemia felina. Evitar el contacto con gatos infectados y vacunar a los gatos sanos son medidas importantes para reducir el riesgo de exposición al virus.

Lea también: Responsabilidades de los dueños de mascotas en Riobamba

Aunque la vacuna no proporciona una protección del 100%, sigue siendo la mejor forma de prevenir la enfermedad.

En caso de que un gato esté infectado, los síntomas pueden tardar desde meses hasta años en aparecer. Proporcionar cuidados veterinarios adecuados y medicación puede ser crucial para mejorar la salud y el bienestar del felino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí