¿La Fiesta Brava debe regresar a Ecuador ?

0

La Fiesta Brava en Ecuador tuvo gran repunte con feria de Quito. Quito desde su fundación viene con antecedentes taurinos y hasta podemos afirmar de conformidad con la historia, que antes de que se presentarán espectáculos de envergadura en la capital, la llegada de los toros españoles (símbolo de la Madre Patria) para cuidar las fincas de Jesuitas y Mercedarios, dio ocasión para que se organizaran fiestas populares en las haciendas, con aquellos productos que eran lidiados por quienes querían experimentar emociones.

La Fiesta Brava en Ecuador tuvo gran repunte con feria de Quito. https://laprensa.com.ec

Se sobrentiende, que esa naciente afición a enfrentarse a los bovinos provino de los conquistadores, esencia que quedó sembrada en nuestra gente con esta mezcla cultural histórica, transmutándose a una ferviente tradición, hasta formar parte de la identidad de los pueblos mestizos, la que se ha ido transmitiendo de generación en generación a través de los siglos y esto es tan evidente, porque antes de que se realizaran festejos formales, los eventos se los organizaba en cada comunidad con motivo de la celebración de sus fiestas.

Transcurridos los años, también en nuestro medio se produjo la evolución taurina y hemos visto que a la par con España (rectora de la fiesta brava y cultura taurina), en nuestros países de Latinoamérica se apreciaron estos cambios; pero centrándonos en Ecuador, desde el primer festejo organizado en la colonia y con la primera plaza de toros rudimentaria instalada en la plaza principal de Quito, hoy llamada PLAZA DE LA INDEPENDENCIA, (datos extraídos de los registros históricos del padre José Vargas que cita la noticia sobre una corrida de toros en 1.549 con motivo de las celebraciones de Pascua) y que más tarde se fueron repitiendo estos espectáculos como parte de las costumbres de los quiteños.

Los siglos XIX, XX y XXI, fueron de sustancial importancia para el país, pues se construyeron plazas informales en distintos sectores de Quito, por ejemplo: la plaza del “matadero”, de igual manera en un barrio antiguo como la Recoleta, en la ciudadela Larrea, la de Guancalle, hasta la construcción estable de la colonial Plaza “BELMONTE” en 1917, con capacidad para 2.500 personas; inspiración e iniciativa del quiteño Don Abel Guarderas Murillo ,ubicada en la calle Antepara en el barrio de San Blas, con la finalidad de albergar a una creciente afición que demandaba y exigía la organización de festejos taurinos.

Esta plaza de toros quiteña que hasta hoy sigue en vigencia y la única que soportó sobre sí el peso de una nefasta consulta popular ideada por el aprendiz de dictador, -del presidente de este entonces Rafael Correa-, con lo que se suprimió la muerte del toro en la plaza, mutilando de esta manera la liturgia y alterando la bella tradición, lo que significó el traicionero puntillazo a la fiesta que hoy se añora; cuando entonces por su afición, por rescatar la tradición y celebrar taurinamente la fundación de San Francisco de Quito, se hiciera cargo con todos los riesgos por varios años, el matador de toros, ganadero y empresario José Luis Cobo, que realizó muchas miniferias durante las fiestas de esta ciudad; contrato mantenido con el Municipio de la capital que duró hasta la entrada del nuevo alcalde, enemigo de Quito y sus tradiciones: el ingrato personaje Jorge Yunda, hoy cuestionado por corrupción.

Luego en 1930, se construyó la plaza de toros “LA ARENAS DE QUITO” que tuvo su existencia hasta 1960, en que se inauguró “la Monumental de Toros Quito”; orgullo de la capital y escenario en que celebraron festejos colosales en América durante 50 años; una feria a la que se llamó “Jesús del Gran Poder” o “La Mejor Feria de América”, hasta que en el 2011 por causa de esa consulta, se cerraron sus puertas y apagó el entusiasmo de los empresarios, suprimiendo las actividades taurinas o sus tradicionales ferias que calaron profundo en la afición ecuatoriana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí