La desnutrición también está presente en Riobamba

0

La desnutrición no solo tiene que ver con una mala alimentación, sino que es un tema mucho más profundo, que tiene que ver con la falta de acceso a servicios básicos, sobre todo agua potable; bajos ingresos económicos por la presencia de los intermediarios, malos servicios de educación y salud, viviendas precarias, consumo de comida chatarra, la alta migración, embarazo adolescente y violencia intrafamiliar, la ausencia de la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad y luego complementada con otros alimentos adecuados. La desnutrición también está presente en Riobamba.

Hay una teoría del doctor David Barker, médico y profesor de renombre mundial que fue pionero de la teoría de la correlación entre la desnutrición fetal y enfermedades crónicas que se postuló en los años setenta que explica, propone y demuestra que, con la desnutrición intrauterina, es decir, tener un niño que nace con un peso inferior a 3.000 gramos, la madre lo que hace es programarlo para una desnutrición en su vida futura. 

Según datos de Unicef, casi 1 de cada 4 niñas y niños menores de 5 años (23 %) en Ecuador presenta síntomas de desnutrición. La provincia con los peores índices es Chimborazo, en donde habitan principalmente comunidades indígenas. Más de la mitad de las familias de esa zona vive en la pobreza y casi la mitad de los niños padece retraso en el crecimiento.

Sin embargo, la desnutrición no solo se concentra en las comunidades alejadas de la provincia, sino también es una realidad en las zonas rurales del cantón Riobamba. De acuerdo al CEDIS (Centro de Desarrollo, Difusión e Investigación Social), éstos son los porcentajes de desnutrición crónica en menores de 5 años en las parroquias rurales:..

La desnutrición también está presente en Riobamba. https://laprensa.com.ec

Las consecuencias que genera la desnutrición

Riobamba/ De acuerdo con la Unicef, la desnutrición es uno de los mayores problemas de salud pública del Ecuador. Una vez que el retraso en el crecimiento es diagnosticado, no hay marcha atrás. Por eso es clave tomar medidas en los primeros 1.000 días, para prevenir esta condición. Un niño o niña con desnutrición crónica puede tener problemas de aprendizaje en la edad escolar, sobrepeso, obesidad y enfermedades no transmisibles, como hipertensión o diabetes en la vida adulta, y dificultades para insertarse en el mercado laboral. 

Los niños que la padecen tienen más probabilidades de convertirse en adultos de baja estatura, obtener menos logros educativos y menores ingresos económicos durante su edad adulta. Esto tiene un impacto, no solo a nivel individual, sino que afecta el desarrollo social y económico de las comunidades y los países. 

-Los gastos asociados a la malnutrición -como salud, educación y pérdida de productividad- representan el 4,3% del Producto Interno Bruto (PIB) ecuatoriano.
-Por cada dólar invertido en la primera infancia se recuperan 17 dólares.

-Los niños y niñas que no sufren desnutrición crónica pueden tener ingresos más altos en la vida adulta.

– Según cálculos de la Unicef, adicionalmente a lo ya asignado, se necesitan aproximadamente 155 millones de dólares al año para combatir la desnutrición crónica infantil.

En lo urbano existen malos hábitos alimenticios
El problema de la desnutrición es de larga data. En el caso de las zonas urbanas, donde hay acceso a agua potable, alcantarillado, mercados, hospitales, centros de salud y otros servicios más, la incidencia no es tan alta, sin embargo, preocupan los malos hábitos que hoy por hoy se evidencian en los hogares de un gran número de riobambeños. El no alimentarse a las horas adecuadas, el comer comida chatarra, el no conocer en qué se basa una adecuada alimentación, producen problemas en el cuerpo de las personas. Estos inconvenientes pueden verse reflejados en obesidad, problemas gastrointestinales, etc. Cabe señalar que la “desnutrición” no solo es sinónimo de anemia o delgadez, sino también significa una “mala alimentación”. 

La desnutrición también está presente en Riobamba. http://LAPRENSA.COM.EC

Por ello un niño o un adulto que tiene problemas de obesidad por sus hábitos alimenticios también puede tener problemas de desnutrición, porque esto lo que provoca es que el organismo no funcione de manera apropiada. Para que una alimentación sea adecuada debe contar con todos los nutrientes que necesita el organismo: hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y agua. 

A lo lejos se observar el paso lento de un hombre. Se trata de Juan Humberto Asqui, quien hasta el año pasado fue dirigente del sector de Cacha Obraje. “Yo, como exdirigente que soy, podría decir que el problema de la desnutrición no solo es de los niños. Hablaría también de los adultos mayores. Por la migración, algunos hombres y mujeres se han quedado solos, sin sus hijos. Ellos no están presentes. Claro, a través del celular pueden tener una comunicación, pero para los mayorcitos es receloso decir ‘hijos, no tengo qué comer’. Tal vez no somos profesionales de la salud, pero sí vemos que las capacidades de los adultos mayores disminuyen por la mala alimentación”, comentó don Juan. 

El exdirigente explicó que en el caso de los padres que ya son adultos mayores, y se encuentran al cuidado de sus hijos o de algún familiar, son “bien parados” y llegan hasta más de los 90 años. Pero también existen los casos de abandono. Existen ancianos que se quedaron sin sus hijos y sin sus nietos, los que salen a la “ciudad grande”, como Riobamba, pero también están los que decidieron probar suerte en el extranjero. La situación se vuelve aún más complicada cuando alguno de ellos enviuda.

La desnutrición también está presente en Riobamba. https://laprensa.com.ec

Juan Humberto Asqui considera que están atravesando esta problemática también por el facilismo. “Decimos que la chakra no nos produce. Pero en la vida real es mentira. En la chakra crecen todo tipo de granos, y eso, a nuestros antepasados, les daba para dar de comer a todos los integrantes de la familia, al ganado y hasta a los perritos. Pero ahora, si no se trabaja la tierra, entonces, ¿cómo se puede alimentar a alguien?”, explicó Asqui, quien agregó que ahora se busca capacitar a todas las personas para poder reactivar la economía de las familias del campo.

Contrario a lo que el resto puede pensar, Juan Humberto no está de acuerdo en la entrega del “bono solidario”, porque mal enseña a la gente, según dijo. “Con esa plata lo que se debe hacer es dar capacitación a la gente, para que sepan cómo se debe trabajar el campo. Para que no sea tan fácil ir a comprar fideos y comida que no alimenta. Yo cojo mis 100 dólares y compro fideo, arroz, ni pienso hacer ‘chakra’ y eso es una vida indigna. Yo creo eso. Por eso creo que las autoridades parroquiales, cantonales, provinciales y, por qué no, nacionales, deben motivar a la gente, prepararlos para que se sepa cuál es la verdadera nutrición”, enfatizó..

“Los intermediarios nos acaban”
Riobamba/ En las zonas rurales la vida es totalmente diferente. Muchas personas no pueden acceder a servicios que son fundamentales para la vida, como es el acceso a agua potable, una vivienda adecuada por la que no ingrese el frío y cuente con los implementos básicos. También es una realidad que a los agricultores no se le cancela bien cuando sus productos llegan a los diferentes mercados del cantón.

Cuando se trata de trabajar, la gran mayoría de campesinos salen a la madrugada para labrar o cosechar los campos. La gran mayoría se dedica a sembrar papas. Aunque también otros. Se puede observar a madres que van a trabajar con sus hijos cargados a sus espaldas y también están los niños de más avanzada a edad, quienes ayudan a sus padres.

La desnutrición también está presente en Riobamba. https://laprensa.com.ec

El primer alimento de la mañana es alguna “agua de viejas”, con pan… cuando hay. Luego de varias horas de trabajo físico, es tiempo de almorzar. Gran parte del plato está compuesto de arroz y papas, que son carbohidratos que no ayudan al crecimiento de los niños. Pero no hay para más . Puede que esté plato esté acompañado por un huevo y de vez en cuando, un pedazo de pollo o carne. Pero este es solo uno de los problemas.

Al no contar con agua potable hace que los niños sean susceptibles a enfermarse de diarrea, lo que los termina deshidratando. La parasitosis es otro de los grande inconvenientes en las zonas rurales de Riobamba. Todas estas realidades evidencian que el tema de la desnutrición no sólo tiene que ver con la alimentación, sino que es un tema a tratarse desde diferentes ámbitos.

En el sector de Cacha-Machángara, don Alfredo está a un lado de la vía. Camina con su pala y un azadón. Él se dedica a cultivar varios productos. Vive de eso, aunque la problemática con los intermediarios es un cuento de no acabar. “Aquí la tierra da lechuga, papa, zanahorias, todo. Sembramos. Pero el rato que llegamos a vender, perdemos.

Los intermediarios nos acaban”, comentó el adulto mayor, quien explicó que, por ejemplo, llegan al mercado con algunos quintales, y les pagan centavos. “Ni siquiera vendemos a lo que cuesta. Cosechamos 10, 20 quintales de papitas, corremos y los intermediarios nos dan miseria. Criamos chanchito, borreguito, ganadito, pollos y no nos pagan bien. Por un cuy nos dan dos dólares y ellos venden en 5 o más. Nos dan por un pollo 4 o 5 dólares y por no venir regresando con el animalito, toca vender. Todo eso nos trae pobreza, hambre”, indicó indignado.

“Hay gente que no tiene cómo darle de comer a sus hijos”
La profesional de la salud Irene Chapalbay, quien es médica familiar en Cacha, comentó que los índices de desnutrición en la zona donde trabaja son altos. “Hay desnutrición crónica. Aquí se ve altos índices de pobreza. Hay muchas personas que no tienen un trabajo estable, que no tienen dinero para darles de comer bien a sus hijos”, comentó. 

La desnutrición también está presente en Riobamba. https://laprensa.com.ec

Una de las formas para combatir esta problemática es brindarles charlas, sobre todo a las madres de familia, sobre cuáles son los alimentos más nutritivos para los niños y niñas. “Esta alimentación debe ser a base de proteínas (carne, pescado y huevos), pero el problema es que aquí las madres nos dicen que no tienen la fuente económica para poder comprar los alimentos que los niños requieren para tener y ganar un peso y talla adecuada, de acuerdo a la edad”, dijo la doctora. La alimentación se basa en fideos, arroz, papas que son carbohidratos, lo que no ayuda a obtener, sobre todo, una talla adecuada.

A las madres siempre se les recomienda que, a los recién nacidos, hasta los 6 meses, se les debe alimentar con la lactancia exclusiva. “Eso ayuda a mejorar el sistema inmunitario para que los recién nacidos no se enfermen frecuentemente, sobre todo de enfermedades respiratorias y gastrointestinales, además de que puedan crecer con la talla y el peso adecuado”, dijo Chapalbay, quien recordó que, a partir de los 6 meses, a los niños se les debe dar una alimentación complementaria, a base de proteínas, el problema es que muchas familias no tienen los recursos necesarios. 

Mientras la doctora daba su testimonio, llegó una madre dé familia junto a su bebé recién nacida. Ella cumple con lo recomendado: lactancia exclusiva. Sin embargo, también es madre de otros tres niños, entre los 10 y 3 años, a quienes les alimenta de acuerdo a los ingresos diarios. “A veces son 2 o 3 dólares los que se logran hacer vendiendo arveja. Con eso papas y arroz avanzan a comprar”, comentó la joven madre, quien lamentablemente vive ahora sola, porque se separó luego de denunciar a su marido por maltrato, además que lo poco que ganaba era para alcoholizarse y en ese estado agredirla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí