En memoria de nuestros héroes de primera línea

0

Héroes de primera línea: Han transcurrido pocas horas del presente 2021, año que esperamos sea mejor que el anterior, sin embargo, el amargo sabor de la pandemia del Covid-19, que nos marcó a partir del mes de marzo, aún está presente, latente. Es que 2020 para algunos, pese a esos momentos de desesperación, fue un año sinónimo de alegrías, pues, se pudieron lograr algunos propósitos: culminaron sus estudios, unieron sus vidas con su persona especial, tuvieron a sus bebés… ¡En memoria de nuestros 
héroes de primera línea!

Pero, para otros fue un año marcado por el dolor de perder a sus seres queridos, acaso un Día de la Madre sin mamá o un Día del Padre sin papá o lleno de lugares vacíos durante la cena de Navidad. En fin… antes de virar la página para iniciar como se debe un 2021 que esperamos sea bienaventurado, Diario La Prensa rinde homenaje a todas esas personas que fallecieron durante esos duros meses, y en especial a todo ese equipo de superhéroes de bata blanca y mentes brillantes que ofrecieron sus vidas durante el cumplimiento del deber… al pie del cañón… 

Recuerdo. Es imposible iniciar un nuevo año sin traer a la memoria a la gran Rosario Tixi, aquella enfermera, madre, esposa y maestra que murió en el mes de julio durante el cumplimiento de su amado trabajo: velar por la salud de los enfermos, quienes jamás podrán olvidar esas extensas horas de entrega y amor ferviente al pie de sus camas. O cómo podremos olvidar a la incomparable Mónica Valverde, enfermera al frente del Servicio de Emergencia del Hospital del IESS de Riobamba, quien con su fuerte compromiso demostró a todos los riobambeños el verdadero significado de la palabra vocación, y qué mejor que rememorando las palabras de su hija, cuando entre lágrimas y dolor, en la ceremonia ofrecida por el personal médico en agosto, mencionaba el sacrificio hecho por su madre durante varios años y su fiel entrega a sus pacientes. O cómo obviar al siempre vivaz y afable, que con una sonrisa recibía a sus pacientes, el único Pablo Rosero Arévalo, un médico héroe que combatió en primera línea desde el Hospital Provincial General Docente “Riobamba”, quien fuera despedido entre lágrimas y flores por sus compañeros que quedaron comprometidos con el legado de esfuerzo y constancia que él dejó.

Y nuestras tierras ancestrales también recuerdan con nostalgia a la inigualable Norma Manuela Ñamo, enfermera que ofreció sus últimos días al cuidado de los pacientes en el cantón Colta, una mujer de carácter, lucha y perseverancia, que dio en vida un verdadero significado a la palabra servicio.

Policía. Pero los superhéroes en esta historia también visten de uniforme, sino recordemos al cabo segundo de Policía Edwin Fernando Villagómez, que cual gallardo y valiente “caballero de la Paz” no dudó en brindar su vida en servicio de la comunidad, que al saber su trágico final lo esperó en su querida Urdesa, ese sector en el norte de Riobamba donde fue despedido entre dolor y angustia, y esto durante un momento en el que la incertidumbre por la pandemia aún estaba presente.

Radiodifusión. Y la memoria no podría estar completa si no nombramos a nuestros superhéroes dentro de la comunicación y el periodismo. Así, muchos aún recordamos las mañanas, cuando subíamos a los buses o tomábamos un taxi, en los que nos acompañaba Efrén Cayambe Huilcapi en la 106.1 FM, quien, con su inconfundible estilo y su frase característica “No se vaya de la sintonía”, nos ofrecía información, los recordados clasificados y los más duros y controversiales cuestionamientos a las autoridades e instituciones como muestra de la más pura libertad de expresión y el compromiso con su pueblo.

Legado. Empezamos ya un nuevo año, el 2021, pero, sin duda, nos vamos todos, pues, quienes se adelantaron estarán siempre en nuestra memoria, ya que recordaremos su legado, replicaremos sus acciones positivas y aprenderemos de sus pasos. Gracias a nuestros héroes, aquellos que marcaron su nombre en la historia en momentos en que la crisis y la tragedia por algo desconocido enlutó nuestras vidas, y la gran estrella del deber cumplido los perennizó por su conformidad y fortaleza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí