Drag queen: fomentan la memoria social de un grupo social

0

Tres días fueron los que se expuso sobre el drag queen que se funcionaba con talleres de educación sexual para que las personas puedan entender de mejor manera estos temas que pueden ser confusos.

Daniel Moreno es el artista que convierte en arte el drag queen hace 25 años.
Daniel Moreno personifica a Sarahí Bassó es el artista que convierte en arte el drag queen hace 25 años.

Daniel empieza con su arte mientras las personas de su equipo lo ayudan a afinar los detalles para la presentación de una obra. Es amable y hace muchas cosas a la vez, mientras se mira en el espejo de mano y con mucha habilidad traza una línea delicada en su rostro para dar vida a Sarahí Bassó, su alter ego. 

Daniel Moreno es el artista de Dionisos Arte-Cultura-Identidad que muestra al drag queen, como el arte que es, porque no nace de la improvisación, sino que implica una preparación constante en actuación, danza, canto, maquillaje y otros elementos para armar, lo que en estos días le dejó a las personas que asistieron a sus presentaciones en los pasillos de las instalaciones del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC)

Lea también: Parque La Libertad: preocupaciones sobre el diseño y rediseño

La habilidad que ha adquirido en 25 años permite que no sea un problema maquillarse. Por mi parte, que le miro con asombro por mi inexperiencia en delineados y sombras para ojos, Daniel me cuenta que este arte escénico que difunde desde las diversidades sexo – genéricas, y que mediante su trabajo ha constituido una memoria visual de esta parte de la sociedad de la que se mantiene fuertes estereotipos. 

Daniel Moreno creo a Sarahí Bassó, su alter ego que le ayuda a contar historias y sensibilizar a la gente.

Desde el miércoles 10 de abril de 2024 llegó a la ciudad con todo lo que ha construido para hablarle a la gente que no saben tanto y si conoce sobre el travestismo, transformismo y el drag queen, que, como yo, pondrá un ejemplo poco acertado, tiendo como referencia cuando Armando Mendoza de la novela ‘Betty la Fea’, se viste de diva, de drag queen

Cuando le pregunté cómo fue que aprendió, no solo me habló de todo lo que ha tenido que estudiar, sino que relató una verdad muy cierta. Aprendió y enseña mediante la tradición oral, hablando y mostrando cómo se hace; por eso la necesidad de preservar lo que se ha creado. 

Su rostro blanco, los delineados, las sombras, los labios rojos escarchados.

Los vestidos que brillan bajo las luces y cubren su cuerpo para adoptar a sus personajes, es lo que nosotros vemos como el resultado final, pero atrás de ello está el trabajo que no se ve, pero que utiliza varios recursos artísticos para contar las cosas, dejando de lado el ego del artista que puede existir y de esta manera acercar a la gente otras realidades.

La Madre fue la obra que presentó Sarahí Bassó en la presentación de la página web.

El proceso que hizo para salir en escena en el teatrino de la Casa de la Cultura es justo eso, lo que se ve, es el resultado de crear la historia de una madre que perdió a su hijo por ser diferente, cuando en el país era un delito ser homosexual.

‘La Madre’ fue una pequeña muestra de las obras que ha creado para sensibilizar a las personas. Cabe recordar que para ser drag queen, no necesariamente tiene que ver con ser homosexual, como se cree que es. 

Mediante las líneas de fomento del INPC, Dionisios Arte-Cultura-Identidad ganó los recursos para crear una página web en la que muestra el arte transformista drag. Como dijo Sarahí, el patrimonio no solo son las casonas antiguas grandes del centro.

Sigue a Diario La Prensa en nuestros canales:

WHATSAPP

CANAL DE WHATSAPP

TELEGRAM

CANAL DE INSTAGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí