Crónica: Le pidió que ponga el carro a su nombre y luego le terminó

0

En el sector céntrico de Riobamba, salió a la luz una incidencia de una pareja de exnovios, en la que está involucrado un vehículo.

Crónica: le pidió que ponga el carro a su nombre
Crónica: le pidió que ponga el carro a su nombre. http://laprensa.com.ec

En las intersecciones de las calles España y 10 de Agosto, los gritos desesperados de “¡devuélveme el carro!” generaron la intervención de agentes municipales y uniformados de la Policía Nacional, quienes intervinieron en el caso “amoroso”.

Crónica de una historia de amor que terminó mal

Víctor Ch. explicó a los agentes que compró el carro a su nombre, pero su exnovia le dijo que “de repente le pase algo y que mejor ponga el auto a nombre de ella“, a lo que accedió, pero no hace mucho tiempo se enojaron y la chica se quedó con el vehículo.



Víctor comentó que sigue pagando las letras del auto. Ante el hecho y después de que los uniformados verificaron que la documentación del vehículo estaba en regla y no encontraron causa para retener el auto ni a la conductora, continuó el camino.

Ante esta situación, Víctor, quien es un militar retirado, se apoyó en un abogado que se puso a las órdenes en el lugar y le contó la historia de amor que terminó mal y que se trataría de un caso de abuso de confianza, el cual será denunciado ante la Fiscalía.

Esta relación “amorosa” inició hace unos tres años y terminó en crónica. Víctor se contactó mediante las redes sociales con Solange M., y hace 15 días terminó la relación porque encontró en su celular unas conversaciones con unas “chicas calientes-prepago”.

Víctor se sinceró ante el profesional del derecho y le contó que durante los tres años no tuvo contacto íntimo con su novia, ya que ella le pedía siempre que quería casarse para que se consumara su amor.

Más caprichos que le cumplía

Sin embargo, durante este tiempo, Víctor ha estado cumpliendo caprichos en “paradas de ropa, regalos, incluso dinero en efectivo; ella había tenido un accidente en una moto eléctrica en Quito y se rompió el tobillo y le apoyé con dinero.

Adicionalmente, ella conoció mis propiedades (varios terrenos) y entre la curiosidad de cuánto valían, le decía no unos 60.000 dólares. Así, ella quería que comprara una casa en Riobamba y la pusiera a nombre de ella, lo que no se dio”.

Lea también:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí