Tamara Salazar ganó la medalla de plata en los juegos olímpicos

0

Ecuador amaneció con una nueva alegría. Nunca se han vivido tantas emociones como las que hoy están brindando los deportistas ecuatorianos en las Olimpiadas de Tokio. Tamara ganó medalla plata

Tamara ganó medalla plata
Tamara ganó medalla plata https://laprensa.com.ec

Primero lo hizo el carchense Richard Carapaz, quien ganó la medalla de oro en la prueba de ciclismo de ruta; luego la pastazense Neisi Dajomes, quien también se colgó la presea dorada en halterofilia en la categoría de 76 kg, y ayer, Tamara Salazar, también en levantamiento de pesas, logró la medalla de plata en la categoría de 86 kg. Ellos, junto a Jefferson Pérez, quien ganó la primera medalla de oro para Ecuador en las Olimpiadas de Atlanta de 1996 en los 2o km marcha y una de plata en las Olimpiadas de Pekín en 2008, pasarán a la eternidad del deporte ecuatoriano.

Datos. Tamara Salazar tiene 24 años y esta fue su primera participación en unos juegos olímpicos. Ella nació en la parroquia Pusir Grande, del cantón Mira en la provincia del Carchi, Antes de dedicarse a la haterofilia, practicó atletismo desde los 8 hasta los 12 años. Sin embargo, un día, cuando tenía 13 años, llegó a uno de los pocos gimnasios que habían en Pusir Grande y se dedicó de lleno a practicar la halterofilia. No le resultó difícil, además de considerar que es un deporte para hombres y mujeres. Fue campeona nacional desde que cumplió 14 años.

Información. Según cuenta Tarama en una entrevista de Ecuavisa en el 2020, viene de una familia humilde y de deportistas. En algún momento de su vida, por problemas personales, pensó en dejar de lado la competencia de alto rendimiento, pero fue su madre y su entrenador quienes le dieron el impulso que necesitaba para salir adelante. Ahora pasa a la historia del deporte mundial y local, al ganar una medalla olímpica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.