Posición de la Iglesia Católica ante el COS: En una Declaración emitida ante la aprobación del Código Orgánico de Salud, los Obispos Ecuatorianos hacen un firme llamado a quienes tienen responsabilidades institucionales, pidiéndoles que sitúen los derechos humanos en el centro de todas las políticas, incluidas las de cooperación para el desarrollo humano integral, aun cuando eso signifique “ir contra corriente” precisan en un manifiesto.

El Código Orgánico de la Salud (COS) está en manos del presidente de la República, Lenín Moreno Garcés, quien deberá aprobar o vetar total o parcialmente. Sobre este tema hay criterios a favor y en contra de temas más álgidos como la atención médica a una mujer que está en proceso de aborto, así como el uso del cannabis para uso medicinal.

Sobre la posición de la Iglesia Católica en cuanto a la aprobación del Código de la Salud, monseñor Julio Parrilla Díaz, obispo de la Diócesis de Riobamba, emite sus importantes puntos de vista. 

La posición de la Iglesia Católica en cuanto a la aprobación del Código de la Salud. https://laprensa.com.ec
La posición de la Iglesia Católica en cuanto a la aprobación del Código de la Salud. https://laprensa.com.ec

¿Qué nos puede decir en relación al Código Orgánico de la Salud que está a espera del pronunciamiento del Ejecutivo?
Es un tema muy controvertido, evidentemente hay opiniones para todos los gustos, pero son muchos los colectivos y las personas que le han expresado al presidente Lenín Moreno Garcés su postura con algunos de los artículos. La Conferencia Episcopal ha sido muy crítica respecto de algunos artículos, entonces, la pelota está en la mesa del presidente Lenín Moreno G. 

¿Hay ventajas y desventajas del COS?
La Iglesia tiene una actitud crítica respeto al Código, porque algunas cosas, pues, son muy positivas, pero otras no nos parecen tan positivas, sobre todo afecta al tema del aborto y del sexo, sin el debido acompañamiento de los padres, pensamos que los responsables en este tema de la vida de los niños y de los adolescentes son los padres de familia, no nos parece muy prudente ni conveniente que un muchacho de doce y de trece años hable de un cambio de sexo, para nosotros los católicos el tema de la sexualidad, se viene dado no solo por una ideología, donde se considera que el sexo es un opción fundamentalmente cultural o emocional, sino que responde también al tema de la condición masculina o femenina desde un punto de vista también biológico. 

¿A qué responden estos planeamientos?
Son temas que responden a los planteamientos de ideología de género, pero para la Iglesia la sexualidad humana es algo más que un fenómeno de elección cultural. 

Entonces, ¿qué sucede con el tema del aborto?
Con el aborto pasa algo igual, la Iglesia desde la moral católica, piensa que el aborto no debe ser un tema que facilite desde el punto de vista jurídico, desde el punto de vista político, porque la vida del niño es tan valiosa como cualquier otra cosa. Evidentemente, si se da una emergencia obstétrica, lo primero que se tiene que hacer frente es a una emergencia cuando está en peligro la vida de las personas, puede ser por vía de la excepción que por la vía de la legislación. 

Monseñor Parrilla, ¿la vida tiene que respetarse desde el momento de la concepción?
Para la Iglesia Católica siempre se ha defendido el valor de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

Asimismo, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) emitió su pronunciamiento oficial precisando que: “los Obispos del Ecuador, respetando las funciones de los poderes del Estado laico, como ciudadanos, en ejercicio de nuestro derecho a la libertad de expresión consagrado en la Constitución y los instrumentos internacionales de derechos humanos, y fieles a nuestra
misión de promover y defender la vida humana en todas sus expresiones, tenemos el deber moral de exponer ante la sociedad ecuatoriana lo siguiente:

1. Los derechos humanos, que son inherentes a la naturaleza humana, preceden a toda legislación; en consecuencia, no son concesiones del Estado ni fruto de los consensos de grupos humanos.
2. La legislación debe estar al servicio de la vida y los derechos humanos; lo cual significa, entre otras cosas, que debe reconocerlos, respetarlos, defenderlos, promoverlos y garantizarlos.

3. La Constitución del 2008, aprobada por la mayoría del pueblo ecuatoriano, es la Ley Suprema a la que deben subordinarse todas las leyes y normas de inferior jerarquía.

4. Con la aprobación del Código Orgánico de Salud (COS), vemos con enorme preocupación la afectación de los derechos humanos, consignados en la Constitución, como:
a) El derecho a la vida desde la concepción, al promover el aborto, de una manera ambigua o indeterminada, como emergencia obstétrica (cfr. cos, art. 201). La verdadera emergencia obstétrica se da solo cuando el aborto se encuentra en curso de manera involuntaria”. 
C Artículo 201.- Emergencias obstétricas: 
“Serán consideradas emergencias los abortos de cualquier tipo y por cualquier causa aparente, y todas las patologías que comprometan la salud materno fetal. Se prohíbe a los establecimientos prestadores de servicios de salud; y, a las y los profesionales de la salud negar la atención de estas emergencias, y deberán respetar la confidencialidad, privacidad, el secreto profesional y los derechos de las mujeres, sujetándose a la normativa y protocolos establecidos por la Autoridad Sanitaria Nacional”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí