Se debe trabajar en la empatía

0

En esta serie de entrevistas hemos encontrado ciertas características que la juventud —gente entre los 20 a los 35— busca de un candidato o candidata para que su voto se dirija a su propuesta. Así, en un primer momento se contempló el trabajo desde las bases y, después, también, pero no menos relevante, el empoderamiento juvenil. Ante ello, el psicólogo Israel Cabeza propone, como necesario, otro concepto que sería importante para entender las necesidades de “los otros nosotros”: la empatía.

Otro deber político: trabajar en la empatía. https://laprensa.com.ec

¿Qué expectativas tiene usted respecto a las elecciones que se vienen?

Personalmente, yo creo que siempre, como es costumbre, en este circo de las elecciones va a haber un montón de gente interesada, sobre todo en aquellas que quieren conseguir el poder. Siempre está direccionado eso al beneficio de todos los acólitos de un grupo que está encaminado a poder trascender, digamos. Y esto, a través del beneficio que implica llegar a una instancia municipal y tener control sobre las diferentes dependencias que articulan la administración de la ciudad.

Entonces, en ese sentido, creo que la responsabilidad, más que en los políticos que escojamos, recae en los electores, que al fin y al cabo venimos a ser toda la ciudadanía, la misma que tiene un interés real de poder elegir una persona que, aunque parezca el sueño utópico de año tras año, sea transparente y claro. Y, sobre todo, sepa cumplir las cosas que ofrece. Ya es costumbre que siempre, por estas épocas, y un tiempo antes, aparecen estas personas a ofrecer el cielo. Así, recuerdo las épocas del colegio y, desde ahí, a la gente que está orientada hacia ese punto ya les nace la chispa de ofrecer por ofrecer, sin saber la realidad de las cosas que se está diciendo. Entonces, el reto radica en el ciudadano que elige.

¿Cómo debería ser el perfil adecuado?

Si estamos hablando de un perfil, debe ser una persona súper preparada y direccionada al cargo. No puede ser solamente una persona que brille porque es bonito, muy popular o por los ofrecimientos, en algún punto, incluso, cayendo en ser populista.

¿Cómo ve a esta generación, políticamente hablando?

Yo me inclino al contrario de lo que se pensaría, es decir de esa idea de que somos una generación poco apartada o que no tenga intereses en este tema. En los últimos días se ha visto la lucha social, la podríamos llamar. O, tal vez, es un despertar de la conciencia de la juventud, de direccionarse a que las cosas ya no se hagan solo porque sí. Es tener un aporte y un peso en las elecciones. Yo creo que la juventud ha tenido libertad y tiene un interés porque haya cambios verdaderos.

Creo que hemos vivido un montón de años en un bloque pequeño en el que protestar, decir las cosas está mal visto, inclusive por la dinámica cultural que se maneja en la ciudad. A veces son orientadas a ser sentadas en la ideología de cada quien, y ver mal a las cosas que se salen de ese camino. Entonces, yo creo que en la ciudad se han visto, por ejemplo, colectivos, marchas que cada vez están más abiertos a expresar lo que sienten.

¿Eso pasó en el paro?, ¿se vio más empoderada a la juventud?

Sí. La mayoría de adultos estaba sesgada a decir: “allá, que pase lo que tenga que pasar, yo tengo que trabajar”. Entonces, sí se despertó la juventud en ese sentido y, con una forma de apoyo, mezclada con indignación, esto al ver que las personas que también se iban a beneficiar directamente de este tipo de manifestaciones, o levantamientos, seguían dormidas.

Creo que los jóvenes tenían mucho qué decir, inclusive se aprovecharon los espacios para decir y visibilizar las situaciones de violencia de género, o de estigmatización o racismo. La gente estuvo muy centrada en lo que necesita. En ese sentido, también se podría involucrar a los pseudo-políticos que, en lugar de ofrecer cosas, deberían brindar un diálogo abierto para entender la dinámica de nuestra ciudad.

Si un candidato quiere conectar con su generación, ¿qué temática debería traer a los debates?

La empatía

Yo creo que sería importante, más que nada, trabajar en el sentido de la empatía. Siempre ha hecho esto mucha falta. A veces caminamos por las calles y encontramos desigualdad, violencia, maltrato. Tal vez duela solo ver, pero no hay una acción que vaya direccionada a solucionar algo. Falta mucha unidad en la sociedad, ese sería un tema fundamental. El respeto en todas las dimensiones que esto implica: de género, cultural, derechos sexuales y reproductivos. Creo que todas esas son bases fundamentales, como ciudad. Se deberían fortalecer los diálogos en las escuelas o colegios, a veces pensar en lo niños, mejor dicho, siempre, y hay que involucrarlos en el desarrollo de la urbe y provincia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.