Los comerciantes con sus historias

0

Lo que antes era una plaza ahora es un mercado cubierto a donde llegan diariamente los 300 comerciantes para expender los productos en las diferentes secciones; en este lugar hay de todo y para todos a buenos precios.. Los comerciantes con sus historias.

Los comerciantes con sus historias. http://LAPRENSA.COM.EC

Desde la administración del mercado nos guiaron para llegar hasta la sección abastos a fin de dialogar con Vilma Arévalo, presidenta de los comerciantes, quien atendía a una de sus buenas clientas, luego llegó otra dama a comprar una libra de manteca, acto seguido la comerciante y dirigente de este populoso sector de la ciudad, nos precisó que hasta la fecha unos 300 que representa el 90% de los comerciantes catastrados, ya se encuentran activados para atender a los clientes que acuden diariamente en busca de sus productos para la elaboración de la alimentación en cada uno de los hogares, la lideresa comentó que los comerciantes ya no son los mismos de siempre, porque van cambiando de generación en generación; por lo tanto, doña Vilma lleva más de 10 años en el sitio vendiendo los productos; y como buena dirigente al ser consultada quién era la vendedora más antigua, con su amabilidad de comerciante nos condujo hasta la sección comidas, ahí, estaba Rosa Elvira Cortez que labora 48 años en el mercado, preparando la comida para sus comensales, una de sus especialidades es la tortilla con café, y prepara la sopa del día como en casa por lo que le buscan sus clientes, considera que el trabajo, la amabilidad y la tranquilidad son aspectos que dan buena salud, sonríe y asegura que sigue siendo una mujer a todo dar; asimismo, recuerda que de joven trabajaba lavando ropa y pelando pollos y a veces ni le pagaban. Vino de Pallatanga y contrajo matrimonio con un riobambeño y procreó cinco hijos, dos ya son fallecidos; lamentablemente, el padre de sus amados hijos e hijas falleció, pero no se dio por vencida ni se retiró de su diaria actividad, al contrario siguió trabajando con la esperanza de sacar adelante a sus hijos, y hasta ahora sigue en la lucha; tiene ochenta y dos años de vida y la mayoría de este tiempo ha pasado en el mercado; al momento le está apoyando a su hija Mayra, que trabaja en el puesto de este tradicional mercado de la “Sultana de los Andes”,. La comerciante aseguró que gracias a su diario trabajo logró educar a sus amados hijos y construir su casita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.