Con el anuncio de que el estado de excepción ante la emergencia sanitaria ocasionada por la pandemia del nuevo coronavirus (Covid-19) no será renovado por parte del Gobierno Nacional, la responsabilidad del cuidado pasa a ser de estricta índole y fuero personal, es decir, de cada ciudadano y, lógicamente, de los adultos hacia sus vástagos o personas mayores, lo que -esperemos la Divina Providencia no lo quiera así- necesariamente no hace abrigar los mejores augurios, toda vez que la irresponsabilidad ha sido fiel compañera nuestra en los últimos meses, lo que ha causado contagios innecesarios, decesos evitables y sanciones pecuniarias que denotan que aún no estamos preparados -en muchos de los casos- para asumir y afrontar, con mesura y buen juicio, situaciones de crisis. Ahora sí… ¡la responsabilidad es personal!

la responsabilidad es personal
Ahora sí… ¡la responsabilidad es personal!. https://laprensa.com.ec

Y es que pese a las diversas prohibiciones planteadas, el quebrantamiento de las mismas fueron la tónica, y lo peor en situaciones intrascendentes, como ser parte de una noche de bohemia entre “panas”, una fiesta clandestina juvenil o por jugar un partidito de ecuavóley o fulbito, aduciendo estrés ante la situación imperante. Ahora sí se pondrá más complicada la cosa, siendo recomendable que mientras pueda evitar salir lo haga, y si es estrictamente necesario limítese a ejecutar la actividad y retorne a su hogar, pero, claro está, adoptando las estrictas medidas de bioseguridad recomendadas por los organismos internacionales expertos en el tema. Nunca olvide que su bienestar y el de los suyos es lo primero, segundo y tercero, y que por un momento de irreflexión no se puede atentar contra lo más amado, así como la sociedad entera. Por favor, ¡seamos responsables!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí