La delincuencia crece y la ciudadanía se va

0

De la comunidad Nautig, en la parroquia Punín, es oriunda la familia Quito. De la cual 2 de sus miembros murieron en el intento de llegar a EEUU. La delincuencia crece y la ciudadanía se va.

Datos. Al momento se conoce que los cuerpos inertes serán repatriados, aunque “no existe apoyo de parte de las instituciones competentes”. Mientras que los sobrevivientes, al parecer, también regresarán al nuestro país.

Problemática. Punín tiene 24 comunidades, las que están divididas en 3 zonas, y en la media es donde se concentra el mayor número de personas de la tercera edad. Así, Víctor Yuquilema, médico administrador del centro de salud que se encuentra en la zona céntrica, dijo que muchos de ellos viven solos porque sus hijos migraron a otras latitudes.

A saber. Carlos Quito, de 45 años, tenía una familia de 4 integrantes: su esposa y tres hijos, y entre todos decidieron emigrar, pero juntos, conociéndose que salieron del país con 60.000 dólares, tras vender todo lo que tenían.

Historia. Sus padres murieron hace varios años y, desde muy jóvenes, se fueron de su comunidad de origen para vivir en la porteña Guayaquil, hasta antes del fatídico viaje. Miguel Quito, uno de los hermanos, aún está desconcertado por lo sucedido.

Creyente. De su lado, Pedro Quito, primo Carlos, lo recuerda como “una persona apegada a Dios”, la que “asistía a la Iglesia”. “Cada vez iba fracasando más y más, hasta cuando tomó la decisión de irse; fue de la noche a la mañana”, indicó.

Trabajo. La familia tenía diferentes bienes. Así, a base de trabajo y préstamos, logró comprar una casa, tener un carro y contar con un negocio, pero todo eso lo vendieron y se fueron a buscar una mejor vida en ‘la Yoni’.

Situación. Pedro explicó que “en Guayaquil han pasado muchas cosas y la delincuencia ha hecho que las ventas bajen para todos”. Por ello, con las ventas ‘flojas’ y las deudas atormentándoles, no encontraron más salida que salir de Ecuador hacia EEUU.

Apoyo. Carlos -de 45 años- y su hija Elizabeth -de 17- fallecieron, y el Estado mexicano ya se ha comunicado con sus familiares. “Aquí no hay nada de apoyo, mejor de México nos llamaron para ayudarnos”, dijeron, desde la familia.

Regreso. No saben quién es el que viajará al país ‘azteca’ o si requieren una visa de emergencia para realizar todos los trámites. En estos casos debería encargarse el Consulado, con la repatriación de los cuerpos, pues, de no ser así los cuerpos irán para una fosa común.
Salud. La madre y su hijo se encuentran bien, la pequeña ya ‘está recuperada’, y los tres regresarán a Ecuador.

Lacerante realidad.. Germán Girón, teniente político de la parroquia, manifestó que las personas que salen hacia Guayaquil son víctimas de ‘las vacunas’, porque tienen negocios o son vendedores ambulantes, como le sucedió a María Rosa Morocho, que migró, dejando a su esposo y a un hijo en Ecuador.

Otro caso. Sobre lo anotado, Juana Pilataxi contó: “mi hija se fue hace un mes y una semana y no sé dónde está”. Es de señalar que la joven María Rosa Morocho Pilataxi es madre de otros seis hijos, es ‘la primera de Juana’ que salió de la comunidad San Vicente hacia el ‘Puerto Principal’ del Ecuador y, según la afligida madre, era vendedora ambulante. Es así que, en medio de varias dificultades, tanto la familia Quito como la hija de la señora Juana no han tenido otra opción que salir del país. Fueron hacia la ciudad y la provincia, no los amparó, salieron a Guayaquil y fueron víctimas de la delincuencia; las circunstancias y el instinto de sobrevivir los empujó a arriesgar su vida.A

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.