Fausto Costales defensor de la ‘Urbe Bonita’

Fausto Costales defensor de la ‘Urbe Bonita’ siempre buscó la unidad entre sus hermanos, y de toda su familia, integrada por sus siete hijos.

0

Fausto Antonio Costales Moreno siempre buscó la unidad entre sus hermanos, y de toda su familia, integrada por sus siete hijos: Tatiana, Fausto, Renata, Roxana, Patricia, Paúl y Jorgito, y su amada esposa Aída Brito, con quien contrajo matrimonio el 22 de agosto de 1971. Su padre, Isaac Costales Astudillo, fue oriundo de Guamote, donde tenía sus propiedades, mientras que su madre era de Punín. Su progenitor murió cuando tenía 4 años, y tuvo que criarse junto con sus hermanos, porque su madre se dedicó al trabajo en la agricultura, y la situación de quedarse huérfano a temprana edad marcó su vida. La valiente mujer luchó con su trabajo en el campo para dar vivienda, alimentación, vestuario y educación. Don Fausto, cuando salió . Fausto Costales defensor de la ‘Urbe Bonita’

defensor-urbe
Fausto Costales: comerciante y defensor de la ‘Urbe Bonita’. http://laprensa.com.ec

Riobamba, estudió en la Escuela ‘La Salle’, bajo estrictos controles de los hermanos religiosos, luego pasó al Colegio ‘San Felipe Neri’ y terminó el Bachillerato en el Colegio ‘Maldonado’, de ahí su padre le llevó para que estudie en el Colegio ‘Eloy Alfaro’, donde estuvo alrededor de un año, pero, debido a un accidente, se rompió el brazo y tuvo que retirarse, a pesar de que a su madre al general Guillermo Lara, quien en lo posterior fue presidente de la República, le pidió que no le retire, porque tendría un gran futuro en la vida militar; sin embargo, don Fausto vio que la vida militar no era su camino, se retiró y vino a Riobamba, consiguió trabajo en Pallatanga, Alausí, y en eso fue a la casa de Gonzalo, uno de los hermanos mayores, quien le apreciaba mucho y se encontró con un amigo del hermano, que era de origen judío y le propuso que trabaje en los almacenes que tenía en Quito, y ahí es donde se ganó la confianza y le enseñaron la carrera del negocio en la rama de la ferretería. Así, a su regreso a Riobamba puso un pequeña local por el sector de La Merced, luego amplió un poco más en la calle Larrea, por el sector de ‘La Vienesa’ y, en lo posterior, se hizo representante de la marca Phillips y creció el famoso “almacén ‘La Competencia’, de Fausto Costales”. En 1980 construyó el edificio de la esquina de las calles Diez de Agosto y García Moreno, y por esa obra el alcalde de ese entonces, Edelberto Bonilla, le condecoró por la contribución con el ornato de la ciudad, Fausto Costales defensor de la ‘Urbe Bonita.

Criterio. Su hija Roxana lo describió como un vendedor incansable que conquistaba a sus clientes por su don de gente, y por eso llegó a ganar un premio como ‘el mejor vendedor del Ecuador’. Tuvo muchas propuestas para salir de Riobamba; sin embargo, se quedó en su tierra, hasta que el 4 de marzo fue llamado por Jesús, luego de una larga lucha contra el cáncer. 

Sigue a Diario La Prensa en nuestros canales:

WHATSAPP

CANAL DE WHATSAPP

TELEGRAM

CANAL DE INSTAGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí