Familia se vio forzada a cerrar su negocio por extorsiones

0

Una familia riobambeña se vio forzada a cerrar su negocio de abarrotes luego de recibir constantes amenazas de extorsión.

Las llamadas de intimidación, que comenzaron de manera sutil, evolucionaron rápidamente hacia amenazas directas contra la integridad de la familia. Los perpetradores parecían conocer los movimientos del núcleo familiar a la perfección, detallando direcciones, propiedades y hasta el negocio que gestionaban, por lo que la familia se vio forzada a cerrar su negocio.

Extorsiones

Al principio, las llamadas se dirigían exclusivamente a las cabezas de este hogar, sin embargo, cuando comenzaron a evitarlas y bloquearon esas llamadas, los extorsionadores recurrieron a contactar a otros miembros de la familia, como sus hijos y hermanos.

La escalada en la gravedad de las amenazas generó un clima de terror entre los afectados. En cada llamada, los extorsionadores exigían una suma considerable de 500 dólares semanales a cambio de la seguridad de la familia, “según ellos, todos estamos en peligro, por lo que nos van a dar protección a cambio de plata” dice la involucrada.

La familia nunca accedió, no obstante, la presión psicológica generada por el hostigamiento, los obligó a cerrar su local de abarrotes, un negocio que por años había sido un pilar de su economía. “Llamaban a los padres, hijos y hermanos, sabían todos los nombres y exigían plata para protegerlos. Denunciaron a las autoridades ero hasta el momento no se sabe nada del proceso, ya que no logran rastrear las llamadas ” dice Patricia B., amiga cercana al hogar.

El cierre repentino del establecimiento deja en evidencia el impacto paralizante de las amenazas sobre la familia, quienes, temerosos por su bienestar, tomaron la difícil decisión de poner fin a su actividad comercial. Este caso pone de manifiesto la necesidad urgente de abordar la creciente ola de extorsiones que afecta a comunidades locales. La comunidad y las autoridades están llamadas a unir esfuerzos para garantizar la seguridad de sus ciudadanos y prevenir futuros incidentes de esta naturaleza.

Leer también: Quemaduras de tercer grado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí