Es una tarea de todos los sectores

0

Una de las estrategias que tiene el Gobierno para palear este mal, mal llamado, endémico como es el de la corrupción en el país, es la educación. A través de la Estrategia Nacional Anticorrupción, el Gobierno hace énfasis en la integración de materias de ética, valores y cívica en las unidades educativas. El Gobierno, en este intento, pretende que se evite la gestación de la corrupción en este espacio, en los más pequeños. ¿Tendría resultados?, el docente Jorge Silva lo analiza. Es una tarea de todos los sectores.

Es una tarea de todos los sectores. https://laprensa.com.ec

Como docente, ¿qué nos puede decir la actitud de la juventud actual?
Vale la pena decir que estamos en otros tiempos. Nosotros estuvimos bastante complicados en el tema educativo durante de la pandemia, es decir, el país y los jóvenes. Luego de la pandemia, se empieza a vivir otra realidad educativa. Se da un paro y también se mira de otro modo al país. Y los protagonistas entre ellos los actores educativos, incluido los jóvenes, empiezan a mirar con desesperanza la vida y el mundo. Sienten que los estudios no pueden solucionar sus problemas. Incluso, nos veríamos envueltos en un mundo donde el facilismo y las cuestiones muy simples ya no quieren ejecutarlas.

¿Hay desinterés por la realidad del país?
La pandemia dejó una gran lección para los jóvenes y los afectó mucho. No hay que olvidar que la escuela, el colegio, la institución educativa como tal, cumple un rol fundamental que es la de interrelación social. Dos años sometidos a una cuestión estricta de individualismo, de soledad, en ciertos casos, puede que no haya tenido un sentido favorable para algunos jóvenes. Hay niños que incluso reciben bullying. Pero en concreto hago un balance, así somero y general, sí ha sido la sociedad joven la afectada. Y, por eso, los jóvenes, también aupados por un núcleo familiar que por diversos factores puede que no les haya colaborado. También vienen ciertos desfases, en esas situaciones. Hay que recordar que se debe apelar a otra condición.

Se busca reintegrar cívica y ética en la malla de las Unidades Educativas, pero, ¿desde dónde tendría que salir la educación en valores?
Si está clara la administración gubernamental, están claros los administradores de la cosa pública, en general, si los administradores del hogar están claros y, aunque sea, los líderes, están claros que la sociedad está encaminada en un estado desequilibrado y en un andarivel bastante ajeno a su realidad, podemos decir que todo intento será bueno. Pero, ¿cuándo va a ser bueno? Esto si es que hay un compromiso, general, reitero, de todos los actores educativos. Yo me limito simplemente a pensar: el Gobierno intenta, recién al año a querer implementar algo, cuando a gritos, a pedido de la sociedad tiene que establecer temas urgentes, emergentes. Por ejemplo, ya se da este caso de la violencia en general. Entonces, me parece pertinente que el Gobierno intente implementar algo para apalear la corrupción y la violencia. Pero, debe estar clara la sociedad que no va a cambiar la educación si los adultos no hacemos algo para que esta cambie. Los adultos son susceptibles a educarse, por supuesto, pero, ya no lo son para ser moldeados. Los niños, los adolescentes, los jóvenes, todavía lo son. Espíritus moldeables son todavía ellos. Consecuentemente, podríamos pensar que algo podemos hacer, pero reitero, si es que una sociedad adulta hace consciencia, y en conjunto caminamos para hacer una corresponsabilidad muy estricta. Esta relación debe ser entre el poder público, el del hogar y de la institución educativa. También se deben sumar otros estamentos sociales para poder cambiar y llevar a los jóvenes estudiantes adonde queremos.

¿Fue beneficiosa la presencia de estas materias en el pasado?
Sí, fue muy beneficiosa para otros tiempos.

El objetivo del Gobierno es luchar contra la corrupción, ¿cree que ese es el camino?
Ese debería ser un objetivo mínimo. Tómese en cuenta que, estos jóvenes, tendrán que ser en los próximo 10, 15, 20 o 25 años, recién adultos. Ellos recién van a estar acá como administradores, ciudadanos plenos. Pero, hay un detalle que hay que considerar. A mí me parece muy claro que hay que decirlo. Existe una sociedad adulta que ya está corrompida y depende de ellos ofrecer cambios de comportamiento y actitud porque, sino, se va a sepultar a una sociedad joven. ¿Por qué digo que hay una sociedad adulta en emergencia? Porque se está haciendo normal que la corrupción esté tomando cimientos en todos los campos de la vida de cada ciudadano. Y quién hace algo mínimo en contra de esto, casi nadie. Todo pasa por la entrega de ciertas dádivas, tráfico de influencias. Yo sí creo que hay que corregir, desde arriba y desde abajo. Pero, el mismo Gobierno tiene que dar ejemplo. ¿Cómo puede un joven creer si el Gobierno está haciendo, en algunos temas, todo lo contrario? Mencionando al tema educativo, de manera minuciosa: Son alrededor de 15 a 20 años que los mismos administradores de la cosa educativa están dándose las vueltas. Hay gente del correísmo —de los que se ha hablado bastante de corrupción— y ellos son los que están rotando de un puesto a otro en la cosa pública, y así no se podrá cambiar la actitud de los jóvenes en el Ecuador.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.