Aún no solucionamos nuestro racismo

0

Hablar de racismo y discriminación es profundizar en un tema de historia; en el peso de la esclavitud que cargan no solo las personas indígenas, sino también los afroecuatorianos.

Si bien es una realidad que todos hemos asumido, aquellos que la viven “en carne propia” incluso han creado sus propias limitaciones mentales y conductuales para el comportamiento en sociedad. Por este aspecto, Cristina Cucurí, dirigente del Movimiento Indígena de Chimborazo, expresó que “la lucha de hombres y mujeres de los pueblos indígenas está encaminada a la reivindicación de los derechos, y sería muy importante fortalecer y construir una sociedad armónica basada en el Sumak Kawsay y desde un enfoque intercultural”.

Ciudadanía. Mediante un recorrido por la ciudad para recolectar diversas opiniones al rededor de esta situación, nos comentó María Paca, comerciante, que el racismo sigue existiendo. “Lo he podido visualizar y sentir en muchas entidades públicas y privadas como nos tratan.

En mi propio país me miran feo por ser indígena; hace tiempo, cuando estuve fuera del país, me daban el trato igual que a otro ser humano”, concluyó. Asimismo, María Belén Paredes, transeúnte, opinó: “el racismo es real en esta ciudad, hay una diferencia abismal con las clases sociales que desmerecen a muchos indígenas; entiendo el actuar de ellos, porque son varios años que han vivido sometidos y tienen esos mecanismos de defensa, porque aún se sienten vulnerables”.

Profesional. “El Ecuador vivió una era de colonialismo y, con ello, dejó marcado el eurocentrismo, esa necesidad de diferenciación. El racismo está presente porque el pueblo indígena ha sufrido las consecuencias de las brechas económicas, políticas y sociales, se sigue visualizando su experiencia en la pobreza y en la educación, que aún presenta limitantes”, se dice de manera enfática.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.