Educación y valores: un trabajo en conjunto

0

¿Por qué anteriormente se resaltaba el sentido patriótico y de defensa del territorio en el que uno nació? y ¿qué ocurre ahora con el “amor a la Patria”? Vicente Parreño, presidente de la Unión Nacional de Educadores con sede en Chimborazo, asegura que se debe volver a antiguas prácticas, en las que había un contacto directo de las unidades educativas con la sociedad. Ya que de esa forma se pueden inculcar los valores.

Educación y valores: un trabajo en conjunto. https://laprensa.com.ec

¿Qué cambios ha tenido la juventud a día de hoy?

Es necesario retomar algunos aspectos y valores, principios más que todo -anteriores- los mismos que han dejado legados importantes en la formación de los hijos y, consecuentemente, de los estudiantes. Lógicamente, hay dos alternativas, si podemos analizar. Lo que anteriormente se hacía con la cívica, fundamentalmente, era concentrado más en la práctica. La misma que involucraba a los padres. Ellos colaboraban, justamente, con los maestros para lo que era la preparación de la recitación, de actividades cívicas, las mismas que, por ejemplo, abarcaban cantar cada semana lo que era el Himno Nacional.

Es decir, ¿los “minutos cívicos” que había anteriormente?

Exactamente. En lo interno, cada institución debe, ahora, generar, nuevamente, actividades que conlleven al desarrollo de la cívica, el amor a la Patria, el amor a la familia, a la sociedad, a la naturaleza; pero de debe hacerse ya con actividades más prácticas, es decir que este mismo pénsum de estudios, del que se está hablando, debe darle más amplitud, facilidad a los maestros para que, nuevamente, retomen las actividades que hacíamos anteriormente. Por ejemplo, las horas cívicas. Antes había un calendario de horas cívicas donde cada mes íbamos recordando una fecha histórica importante y se hacía dramatizaciones se recitaba. También se aplicaban títeres.

Siempre cantábamos el Himno Nacional, el de Riobamba, canciones patrias… Por ejemplo, para entrar a las aulas -anteriormente-les hacíamos a los chicos que se formen y les hacíamos cantando y marchando, por ejemplo: Paquisha, el Himno al Civismo, el Himno a la Bandera, el Himno a la ciudad y, así, sucesivamente; entonces, son actividades que tenemos que volver a retomar y que no sea el pénsum de estudios tan rígido, tan -hablemos- subjetivo.

¿Cómo debería ser la reacción de las instituciones ante esto?

Yo creo que eso es importante, es decir que se retomen más actividades internas institucionales. También se debe cambiar que los departamentos de consejería estudiantil no sean un ente únicamente administrativo, yo creo que eso también es clave en este aspecto de la cívica y de la ética, esto porque anteriormente el orientador, el psicólogo era maestro con carga horaria. Entonces, ellos llegaban a las aulas una hora o dos horas a la semana. Y trabajaban con los muchachos los hábitos de higiene, de salud, el comportamiento, esto a razón de que la ética tiene que ver exclusivamente con la moderación de la conducta humana, y para ello hay que hacer un trabajo tanto con los padres como con los estudiantes.

Se mencionaron temas de carácter castrense, ¿será que se perdió un poco el interés en aquello por las condiciones que ahora vivimos?

Se mencionaron temas de carácter castrense, ¿será que se perdió un poco el interés en aquello por las condiciones que ahora vivimos?
Bueno, de alguna manera sí. Antes sí había esa parte patriótica, territorial con los conflictos del vecino país del sur, pero creo que el problema que se está dando es la falta de trabajo, la pobreza que se vive en los padres de familia, ya no hay una verdadera preocupación en la formación de los hijos. Hoy, de acuerdo a la pobreza que me estoy refiriendo, el papá y la mamá tienen que trabajar en la mañana y tarde, y los hijos quedan abandonados, y a esto se le suma que los hijos están en distintas jornadas, unos van por el día y otros por la tarde; entonces, no hay un contacto familiar.

¿La ausencia de la familia ha hecho que los colegios asuman el rol de educar en valores?

Sí. Los primeros y mejores educadores son los padres de familia. Nosotros somos los que vamos -en ellos- implantando valores, principios, formas de vida, conductas, pero, lastimosamente, como se decía, los padres estamos desesperados, angustiados por el tiempo, que ya tenemos que salir… y también hay otras familias que tienen total desorganización.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.