¡Detenido y ajusticiado!

0

 Una persona de sexo femenino fue víctima de un intento de asalto y robo, además el implicado en el delito, al momento de sustraerse el teléfono celular, le había provocado una herida en el brazo izquierdo, lo que provocó una hemorragia a la perjudicada. ¡Detenido y ajusticiado!.

¡Detenido y ajusticiado!. https://laprensa.com.ec

Suceso. El hecho delictivo ocurrió la mañana de ayer, a las 11:00 horas aproximadamente, en el sector de la urbanización Monseñor Leonidas Proaño, en las calles Veinticuatro de Mayo y Padre Juan de Velasco.

El capitán Ángel Solano, quien lideró el operativo de captura del sospechoso, indicó que “un antisocial trató de sustraerse un teléfono, y la Policía Nacional procedió con la persecución y se logró la aprehensión de la persona implicada, quien será puesta a órdenes de la autoridad competente”.

Es de anotar que la víctima del robo presentó una herida de arma blanca en el antebrazo izquierdo y fue necesaria la presencia de la ambulancia del Ministerio de Salud Pública (MSP) para que le brinde atención médica inmediata.

Solano felicitó la labor que cumplieron moradores del sector que, gracias a su aporte, lograron la rápida captura del implicado. Vale indicar que moradores del sector “ajusticiaron” con palos al sospechoso. “Sofía” (nombre protegido), moradora del barrio y que fue testigo presencial del hecho, indicó que: “la chica vino gritando pidiendo ayuda, dijo que le han acuchillado, llegó corriendo y justo en la esquina la chica se desplomó, se desmayó, porque ha sido asaltada por un sujeto que le ha cortado el brazo con un cuchillo”. Al antisocial, al instante de tratar de huir, se le había caído el teléfono, pero intentó regresar, pero ya le venían persiguiendo.

Solidaridad. Moradores del barrio fueron quienes, en primera instancia, le brindaron los primeros auxilios a la perjudicada, y “Sofía” fue quien le aplicó un torniquete para que la perjudicada no se siga desangrando, pues, en el piso quedó la muestra que sangró de una manera considerable. “Yo agarré un cordón de la zapatilla de un joven, que también está prestando ayuda, y le amarré el brazo y dejó de desangrarse”, contó. Es de anotar que el sector es considerado “muy inseguro”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.