Mi parroquia se abstiene de hacer programas

0

Carnavales parroquias Riobamba: El Carnaval, específicamente en mi amada Punín, significa aplicar la tradición, la cultura… esa festividad que siempre une al rico, al pobre, al pueblo, a todos los ciudadanos, en la que alborozadas celebran las veintitrés comunidades de mi parroquia, nos dice Luis Escobar, licenciado en Educación.

Carnavales parroquias Riobamba
Carnavales parroquias Riobamba: Mi parroquia se abstiene de hacer programas. https://laprensa.com.ec
Como conocedor, ¿qué es en sí el Carnaval?

Sentir el Carnaval es vivir la nostalgia, es la interpretación de la alegría, es la interpretación que hace de la tristeza, la nostalgia, el ciudadano de mi parroquia.

¿Cuáles son los elementos de esta celebración?

Bueno, tenemos en primera instancia la personalidad, en segunda la aplicación de las tradiciones y costumbres. ¿Y cuáles son éstas? La comida, la música… a través de esa sinfonía del rondador, del rondín, de la guitarra, en su tiempos atrás, y hasta hoy, que mi amado pueblo, celoso, guarda la costumbre, e incluso la danza, que la interpreta con esa alegría, en agradecimiento a lo que nos brinda la naturaleza, a lo que nos brinda la “Madre Tierra”, a lo que nos brinda la semilla, por eso es que el hombre de Punín siempre se ha caracterizado por anticiparse a esta celebración carnavalesca desde meses atrás.

Ahora, con alegría o tristeza festejar los días específicamente, hasta ahora, desde el Miércoles de Ceniza atrás. ¿Y por qué lo digo esto? Porque los domingos, lunes y martes siempre han acostumbrado las comunas a bajar a la cabecera parroquial a saludar a sus compadres. Antes, también, como había en la parroquia un gobernador lo saludaban.

Otrora también lo hacían respetuosamente con el sacerdote, las autoridades… y, como vuelvo y repito: a los compadres con los ahijados; y los compadres hemos sido corresponsables brindándoles “el cariñito” que se ha hecho, con amor, dentro de casa. 

Cuéntenos, ¿en qué consistía la parte gastronómica del comunero, de la comuna, el brindis o convidada que hacía a sus queridos compadres?

Las deliciosas papas pillushcas, a las que le decimos las papas con achiote, los cuyes asados encima de las papitas, así, esos deliciosos y nutritivos productos, es decir, todo lo que la “Madre Tierra” nos brindaba… y se venía trayéndoles, entre otras diferentes cosas, pero esa era la gastronomía favorita que ofrecían acá, en mi amada parroquia. 

Díganos, ¿y en las diversas comunidades qué pasaba?

Pues, los comuneros, en las diversas comunidades, invitaban a la gente y visitaban los domicilios, iban de casa en casa con sus rondadores, con sus tambores, con sus rondines…

¿Y en la cabecera parroquial?

De igual forma, para el gran festejo del Carnaval siempre hemos pedido la colaboración de las comunidades que participen con alguna danza folclórica de su comuna, y ¿para qué?, para que no haya “uniformidad”, en el sentido de lo mismo y lo mismo, a fin de que vaya variando y para que el espectáculo sea de lo mejor y, sobre todo, del agrado de los visitantes, de los propios, de todos quienes asisten a espectar en la parroquia.

También debo añadir que antes, los migrantes que salían de aquí, en mayor cantidad a la ciudad a Guayaquil, quienes llegaban ya los viernes, durante toda la noche, que cantaban con sus guitarras, y se hacían sentir con sus ocurrencias y alegría, y salían por las calles, y esto fuera de las comparsas que se realizaban.

Y no por alabar a mi parroquia, sino más bien hacer conocer esa tradición antigua que nuestros mayores nos han dejado, por cientos de años de tradición, recordando que Punín es una de las localidades más antiguas del Ecuador, y quizá de América, ¿por que? conocedor de la historia y geografía, de aquí es el cráneo puninoide, se encontró sus restos fósiles, que constan en las páginas de la ciencia, la historia y la geografía universal.

¿Cómo celebrar en pandemia?

El mundo nos encontramos caóticos, preocupados; quienes más que todo estamos haciendo función de la sanidad ambiental, a lo que me corresponde, al igual que a la directiva, hemos y estamos difundiendo que por esta época nos abstengamos de hacer las reuniones en casa, las citas en la calle, las celebraciones como antes se hacía, como los desfiles, que las evitemos; claro, sin descuidar que, por lo menos, las radios difundan la música que inspira alegría, nostalgia, tristeza; este año mi parroquia se abstiene de realizar todo tipo de programas, y todo esto en bien de la vida, de la salud de la familia, de la persona y de quienes nos visitan, no vamos a realizar ningún tipo de reunión, Dios quiera que vuelva la normalidad para poder realizar eventos maravillosos, como siempre nos caracterizamos…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.