¡Violada por 9 años!

0

 Increíble, se asemeja a un drama de película, pero ocurrió en la ciudad de Riobamba. Elsa Rosalba N., nacida en la provincia de Bolívar, crecida en Chimborazo y radicada en la ciudad de Ambato, fue víctima de maltrato y abuso sexual por un sacerdote desde que tenía seis años de edad hasta los quince años. En la actualidad Elsa tiene 48 años y dice: “hoy sí puedo decir la verdad sin temor”. ¡Violada por 9 años!.

¡Violada por 9 años!https://laprensa.com.ec

Situación. Elsa cuenta que durante mucho tiempo fue víctima de maltrato por parte de su hermana y de abusos sexuales de la pareja sentimental de su hermana, un sacerdote. “Él fue abusivo conmigo, pues, abusó sexualmente de mí desde los seis años hasta los quince años de edad. El hoy exsacerdote se llama Carlos Fidencio N.”, manifiesta. Sin que Elsa haya denunciado el hecho, el religioso habría sido expulsado de la Iglesia por mal comportamiento y como un mal elemento. “Al tener esta mala experiencia con un sacerdote tuve una mala impresión de la Iglesia Católica, pero me encontré con un obispo que actuó con justicia y me he sentido apoyada por él”. El sacerdote además habría tenido hijos cuando ejercía su labor en la provincia de Los Ríos, y en la actualidad habría sido expulsado de la Iglesia.

Caso. Esta fea experiencia, vivida por nueve años, afectó a Elsa en su condición sociológica. “Me sentía muy triste, dolida, pensaba que nadie me quiere, me sentía muy mal, busqué ayuda con un profesional y seguí un tratamiento, pero esto fue de mi cuenta para mejorar mi estado de ánimo y estado de vida emocional. Dentro de este espacio me alejé de la casa de mi hermana desde el 2014, al deslindarme de mi hermana y su pareja, mi hermana busca mecanismos para perseguirme queriendo retenerme”.
Legal. Pasó el tiempo y Elsa tuvo dos hijos que no son del sacerdote, pero al momento se presenta un lío familiar y la disputa es la tenencia de los dos niños, pero también están en litigio unas herencias. “Todo empezó en el año 2016, mi hermana presentó una denuncia (con) todo maquinado a mis espaldas; no fui notificada en el momento oportuno y la tenencia de los hijos fue dada a favor de mi hermana”.

Lucha. Hoy está de vuelta en Riobamba y quiere recuperar a sus hijos. “Soy una madre que ha luchado por recuperar a sus hijos y no es justo que me quieran quitar, ellos no están en el mejor ambiente, porque mi hermana no ha cambiado de actitud, no ha ido a terapia como dispuso la autoridad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.