Accidente de transito de la ESPOCH: Casi pierde la pierna

0

Hace 10 años, casi pierde la pierna en el Accidente de tránsito de la ESPOCH. Testimonio de Mario Arias Guanga.

Mario Arias Guanga estuvo a punto de perder su pierna en el accidente politécnico
Mario Arias Guanga estuvo a punto de perder su pierna en el accidente politécnico. http://laprensa.com.ec

Mario Arias Guanga, testimonio del accidente de la ESPOCH

Cada año se planificaban salidas con el Ivo por la materia de Técnicas de Guianza, porque eran las megagiras, se aprendía mucho.

Estábamos en séptimo semestre en 2014. Se escogió entre algunos lugares y ganó El Altar. Íbamos 4 días, salíamos viernes y regresábamos lunes. Se aprendía bastante, se compartía, se ayudaba entre compañeros.

Pasamos bien. El clima ayudó, en el trayecto avanzamos un día antes, el clima era súper bueno, y terminamos en el Día de la Madre.

Ese día llegamos a eso de las 10 u 11 de la mañana a la bocatoma Zoila Martínez, y ahí esperábamos el carro. Estuvimos allí jugueteando en la toma y tomándonos fotos, hasta que llegó el carro de la Químiag.

Justo para esta gira mi amiga Dianita, con la que me llevaba súper bien, y hasta ahora la llevo en la memoria, se había regresado, no había avanzado a caminar, entonces le regresaron, y estando en Riobamba regresa a traernos, ya que había una compañera que era mamita.

Nos llevó un pastel y cafecito, nos brindó a todos festejando por el Día de la Madre, y regresábamos. La noche anterior había llovido, y en el trayecto había piedras, y el chofer nos hizo bajar a retirarlas.

¿Qué pasó en el momento del accidente?

Estaba revisando las fotos de mi cámara, y me acosté en el último asiento a lo largo, y hasta ahí me acuerdo, o sea tengo unos recuerdos medio vagos en la mente… solo escuchaba gritos y todo estaba moviéndose dentro del carro, y de ahí me pierdo de nuevo.

Abro los ojos y, literal, a veces no me creen, arriba, o sea es como que estoy en el aire y veo el carro que sigue bajando, dándose las vueltas, y es como que caigo y pierdo la noción del tiempo; y hay una tercera, que es como que me levanto, estoy boca abajo, me quiero reponer y me dolía el brazo, y no podía.

La herida que yo tuve fue una rotura de fémur expuesta, se salió el hueso de la pierna y había ingresado mucha tierra, siendo la opción en Riobamba sacarme la pierna, pero me llevaron para Cuenca.

Lo único que vi, es a otra compañera que estaba acostada y me imagino que estaban ahí rescatándola, y lo único que escuchaba era que ya no le toquen, porque ya estaba muerta, y ahí perdí el conocimiento de nuevo”.

¿Qué secuelas le quedaron?

Pasé una semana y me tuvieron la pierna con peso, porque había la posibilidad de que, con esa infección, pueda perderla; entonces, los doctores me operaron y limpiaron todo por dentro y me tuvieron por una semana la pierna con peso, para ver cómo funcionaba, y gracias a Dios la pierna respondió muy bien.

A la semana me operaron y pusieron un platino completo tipo varillita en la pierna y me salvaron la pierna… estaba con un 50 por ciento sin la piel.

Con la rotura de fémur tengo algunos huesos no en su puesto, se podría decir, no puedo hacer ejercicios fuertes.

Este 12 de marzo, ingresé al hospital con una fuerte infección en la pierna, tuvieron que sacarme el clavo, esa infección estuvo cerca de tocar el hueso y me tocó gastar una fuerte cantidad de dinero.

¿Cuánto más o menos ha gastado?

Desde el principio hasta ahorita se podría decir que he gastado más de unos 30.000 dólares.

¿Y todavía no está bien? No, esas son secuelas que voy a tener por siempre, porque incluso tengo un fuerte historial en la pelvis, con ese golpe, no sé cómo fueron las caídas, que incluso el hueso se salió, que la pelvis tengo en libro abierto.

Esta vez me sacaron el clavo que tenía y quitaron la bacteria que tenía dentro del cuerpo, que me estaba produciendo un absceso, y si lo dejaba pasar un poco más tal vez llegaba al hueso, y ahí sí ya no tenía salvación mi pierna.

¿Conoce otros casos de estudiantes de la ESPOCH?

Estamos vivos casi doce estudiantes, hay ilesos, con golpes poquito duros y con lesiones graves. Los graves somos tres: Sara Yuyona que quedó paralítica, Lilián Jerez tuvo un golpe en la cabeza, y yo con mi pierna.

Sigue a Diario La Prensa en nuestros canales:

WHATSAPP

CANAL DE WHATSAPP

TELEGRAM

CANAL DE INSTAGRAM

GOOGLE NEWS

CANAL DE GOOGLE NEWS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí